Debido al fenómeno de la globalización, las empresas y los bancos tienen sedes y oficinas en todo el mundo: no es ninguna novedad que este tipo de compañías manejan una gran cantidad de documentación y papeles, por lo que la traducción se vuelve fundamental. 

Al igual que en los otros campos, existen algunas reglas y técnicas específicas que los traductores usan para entregar con éxito sus servicios a bancos o diferentes tipos de empresas. En el artículo de hoy compartimos algunos de estos consejos que podrían ser extremadamente útiles para quienes apuntan a este sector.

Las claves de la traducción financiera

Quienes se dedican a la traducción financiera no solo trabajan con números y operaciones, sino que además deben contar con una serie de conocimientos muy específicos dentro del rubro para poder llevar adelante su tarea correspondientemente. Existen algunas técnicas y recomendaciones que utilizan quienes se desenvuelven en este sector y que vale la pena conocer.

Contar con conocimientos financieros

Aquel traductor que se dedique a trabajar sobre documentos de bancos o empresas internacionales debe tener experiencia en el sector financiero, ya que al igual que la mayoría de los rubros específicos, estos cuentan con cierta terminología determinada que se debe entender a la perfección para poder trabajar sobre cualquier tipo de texto. Por otro lado también es importante que, además de contar con conocimientos de finanzas, esté al tanto de la legislación tanto del país de origen como del país de destino del documento.

Los errores pueden afectar considerablemente la credibilidad de un banco o empresa financiera, por lo que los traductores deben prestar especial atención a detalles como números y pequeñas palabras que en el sector bancario podrían hacer una gran diferencia y que en caso de manejarlos de la manera inadecuada podrían traer graves consecuencias. 

El correcto análisis de documentos

La primera dificultad en el sector de las finanzas es la terminología por lo que a la hora de contratar profesionales para este rubro, no solo deben de tener experiencia sino que deben contar con conocimientos específicos del tema. La primera clave para trabajar bien en un proyecto de traducción es comprender lo que está escrito, y por lo general muchas veces se debe contextualizar y colocar el tema del documento en algún momento determinado del pasado para entenderlo por completo. Contar con buenas habilidades para analizar textos e investigar lo que se necesite para comprender acabadamente el documento sobre el cual se trabaja es trascendental en la traducción financiera.

 Evitar todo tipo de errores

Este tipo de trabajo, en virtud de las consecuencias que puede llegar a tener un simple error para la empresa, requiere de absoluta perfección y precisión. El conocimiento extendido en finanzas y bancas internacionales, las habilidades de organización y la atención a los detalles son vitales para un traductor que quiera sobrevivir en un entorno como este. 

Si bien no es una tarea sencilla, la traducción financiera es sumamente necesaria para el funcionamiento de una gran cantidad de empresas y bancos alrededor del mundo. Con la globalización las instituciones necesitan estar más comunicadas que nunca, por lo que contar con profesionales que les permitan tender puentes entre los distintos países es fundamental.