Mucha gente tiene conceptos erróneos sobre los entresijos del sector de la traducción, y la mayoría de los mitos sobre las traducciones se forman por una falta de conocimiento y una subestimación de la industria en su conjunto. En esta ocasión, revisaremos algunos de los conceptos equivocados más comunes sobre el mundo de la traducción y todo lo que implica.

5 mitos sobre traducción profesional

 Existen creencias erróneas sobre prácticamente todas las profesiones que desarrollamos los seres humanos, y poder conocer estos mitos que rodean al mundo de los traductores es una buena manera de comenzar a erradicar prejuicios y darle a la profesión el lugar que se merece.

«Cualquier persona bilingüe puede convertirse en un buen traductor»

Mucha gente asume que las personas bilingües son traductores por naturaleza. Pueden comprender ambos idiomas en gran medida, por lo que es muy fácil para ellos traducir cualquier documento. La verdad es que la capacidad de usar dos idiomas es solo una ventaja adicional para los traductores cuando trabajan en el mundo de la traducción, no un éxito asegurado para garantizar la habilidad y aptitud necesarias. La traducción, de hecho, va más allá de la simple traducción de palabras de un idioma a otro. Requiere una comprensión profunda de los idiomas y las culturas por parte de los traductores, por lo que solo un pequeño error cultural o un mensaje descontextualizado puede significar un error grave.

«La traducción automática es tan buena como la traducción humana»

Si bien el proceso de digitalización está afectando al sector de la traducción, es poco probable que las traducciones automáticas reemplacen a los traductores humanos a corto plazo. Aunque las traducciones automáticas son muy útiles para traducir grandes cantidades de contenido en poco tiempo, no aseguran de ninguna manera una traducción de calidad y localizada adecuadamente para el público objetivo. 

«Los proveedores de servicios de idiomas solo ofrecen servicios de traducción y localización»

La industria de proveedores de servicios lingüísticos gira en torno a mucho más que solo traducción y localización. En la mayoría de los casos, las agencias de este ámbito también ofrecen soluciones de transcripción, interpretación, transcreación, redacción publicitaria multilingüe, entre otros.

«Mi empresa no necesita servicios de traducción»

Con el paso del tiempo, todas las empresas necesitan servicios de traducción si quieren llegar a un público más amplio y apuntar a un mercado más internacional. Postergar la decisión de contar con traductores profesionales que puedan llevar el mensaje de tu empresa hacia otros públicos puede significar estar perdiendo ventas potenciales y grandes oportunidades de crecimiento.

«Los traductores también son intérpretes»

Este es uno de los conceptos erróneos más frecuentes en lo que refiere al mundo de la traducción. Traducir e interpretar son dos procesos diferentes; por lo tanto, los traductores no son necesariamente intérpretes. En el proceso de traducción, un traductor transmite el mensaje en forma escrita, mientras que en el proceso de interpretación, el intérprete lo hace de manera oral. Por esta razón, se requieren diferentes habilidades para llevar adelante estos dos tipos de trabajo.